jueves, 21 de enero de 2016

HISTORIA

HISTORIA

El tiempo es realmente propicio para explicar la Cuaresma, pero, ¿qué significado tiene que el Carnaval la preceda?
obispillo
Representación de un obispillo medieval.
Carnaval, viene de “Carnem Levare”, que literalmente significa ‘privar’ la carne. Ya en el imperio romano, el Carnaval, se cultivaba en honor a Saturno y a Pan; durante estos días primaban la permisividad total y las críticas contra las instituciones, véase la autoridad, el poder o la religión. De igual manera, predominó el carnaval durante la Edad Media con fiestas como la del Obispillo o la de los Locos, celebradas entre la Navidad y la Cuaresma y en las que se desquitaban de todo lo que se les prohibiría en el posterior tiempo de ayuno.
El Carnaval y la Cuaresma han sido trasladados al arte con una iconografía propia: se trata del Combate entre don Carnal y doña Cuaresma que el Arcipreste de Hita nos explica en el Libro del Buen Amor hacia el año 1330. Simbólicamente, el carnaval es un hombre mundano y amante de los placeres personificado en don Carnal, quien es retado por doña Cuaresma a sostener una batalla durante la semana anterior al Miércoles de Ceniza. Así es que el ejército de don Carnal, amante de los excesos, tiene más adeptos y es más poderoso que el de la rival, sin embargo, tras un fastuoso banquete le entra un sueño atroz y doña Cuaresma aprovecha para aprisionarlo.  Ésta le obliga a penitenciar y a ayunar para que se le perdonen los pecados, perdiendo así la batalla, y alzándose doña Cuaresma como la vencedora de una iglesia triunfal.
combate-de-don-carnal-y-dona-cuaresma
El Combate entre el don Carnaval y doña Cuaresma, obra de Pieter Brueghel de 1559.
La cuaresma por su parte, también tiene su labor, comienza el miércoles de Ceniza y termina en Jueves Santo, y se trata ni más ni menos que del período de preparación para la fiesta de la Pascua de Resurrección. Durante este tiempo, debería predominar el color morado que significa luto y penitencia, pero ante todo, en tiempo de cuaresma se debe ayunar, dar limosna y rezar. Esta tradición comienza hacia el siglo IV en que se constituye el tiempo de penitencia y renovación de la Iglesia Católica.
Será Pieter Brueghel quien en 1559 se encargue de darle forma pictóricamente. Lo que vemos en su obra es una escena típica de la época con dos clases claramente diferenciadas. A la izquierda, el carnaval: el goce, el baile, las tabernas y don Carnal sobre un barril a la cabeza de la pugna. A la derecha, su rival doña Cuaresma, representada por una anciana, rodeada de los alimentos permitidos, los niños educados, los parroquianos ayudando a los enfermos y de fondo la iglesia. Se trata de un teatro abierto que representa el contraste entre dos modos de vida.
El hedonismo del Carnaval es el testigo más fiel en la actualidad del paganismo heredado del mundo romano, por otro lado, la sobriedad espiritual de la Cuaresma es la muestra de la moral cristiana impuesta durante el medievo. Ambos sustratos unidos: la filosofía clásica y la cristiandad son hoy la esencia de la identidad cultural europea.

fuente http://queaprendemoshoy.com/el-combate-entre-el-carnaval-y-la-cuaresma-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario